Peruvian Flag.gif (27917 bytes)

FESTIVIDADES RELIGIOSAS

PUNTO DE CONVERGENCIA

Página del editor

 
     
 
 

Señor de Luren

El Cristo del Desierto

Ica

 

 

La historia sobre el Señor de Luren, está llena de pasajes místicos que se inician muchos años antes de su devoción en tierra iqueñas y en un lejano continente.

     

Según los datos, su imagen pudo haber sido creada por el gran escultor Miguel Angel, obra que en el siglo XVI, fue comprada por un caballero inglés de apellido Smith. A su deceso, la imagen queda en la capilla familiar.

 

Pocos años después, al estallar en Inglaterra el enfrentamiento entre Protestantes y Católicos, Lord Smith, heredero de la familia, ordena ocultar la imagen, para prevenir de que caiga en manos de los Protestantes, permaneciendo por espacio de casi 10 años, en el sótano de su hogar, hasta que en 1568, decidió enviarla al convento de los padres franciscanos en el Perú.

 

La embarcación, próximo a llegar al puerto de destino, se encuentra de pronto en medio de una tormenta que parecía querer hundirla; motivando que su Capitán, ordenara arrojar todos los bultos pesados.

 

Cuando se calmó la tempestad, unos pescadores que divisaron los bultos, los rescataron. Luego las autoridades aduaneras, al percatarse que su destino era el convento de San Francisco de Lima, los hicieron llegar a los padres Descalzos; quienes al recibirlos, los almacenaron en su depósito.

 

Por aquellos años, la congregación Franciscana de Ica, estaba a cargo del Padre Fray Francisco de Madrigal. Su parroquia carecía de imágenes y al enterarse que existían algunas abandonadas en el convento de San Francisco de Lima, decide viajar a dicha ciudad, para comprar parte de ellas. Luego de escoger unas cajas, sin ver su contenido, solicita su envío al puerto del Callao, para desde allí, embarcarlas rumbo a Pisco, donde luego fueron encargadas a un arriero de apellido Buleje, quien debía llevarlas hasta el Convento de San Francisco en Ica.


El trayecto era largo y el desierto de un Sol abrazante; por lo que el arriero decide descansar un momento y de paso, dar de comer y beber a sus bestias de carga. Vencido por el cansancio, se queda dormido y al despertar, encuentra que una de las mulas había desaparecido.

 

Algunos kilómetros más adelante, aquel día 25 de febrero de 1570, en un bosque denominado Rodamonte, (parte sur del valle de Ica, Hurin), varios vecinos del lugar, encontraron a la mula sola sin cuidado alguno; decidiendo llevarla hasta las autoridades de Villa de Valverde, pero la mula, no dio muestras de querer moverse. Los Padres Franciscanos, quienes esperaban la carga, se enteraron del percance y se apersonaron al lugar. Siendo imposible hacer que la mula siguiera su camino en ruta a su destino final, los sacerdotes decidieron descargar los bultos, abrirlos y ver su contenido. Al hacerlo y encontrar la bella imagen del Cristo Crucificado, cayeron de rodillas. Dicho episodio, fue interpretado como que la efigie deseaba quedarse en dicha zona. Más tarde, Nicolás de Ribera "El Viejo", primer Alcalde de Lima, mandó construir en dicho lugar, un pequeño templo y un hospital para indios. Después, se construiría un templo a lo largo de sesenta años, hoy convertido en centro de peregrinación.

 

La devoción al Señor de Luren, constituye una de las más importantes muestras de fervor religioso en el Perú. Sale en procesión durante la Semana Santa y el tercer lunes de octubre de cada año. En el día central de la celebración, la imagen recorre en procesión la ciudad desde el anochecer, hasta que el Sol, vuelve a iluminar el paisaje en un nuevo amanecer.
 

Se cree que la palabra Luren se deriva de Lurín, voz quechua que significa abajo, y posiblemente se refiera a la parte baja del valle de Ica.

 

 

۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰۰

 

 

Departamento de Ica